Encargo obra canalizada

Os presento con mucho amor estas pinturas canalizadas, cada una tiene su historia, que os contaré.

Tejiendo armonía infinita

40 x 88 Acrílico

Cuando me encargaron este cuadro para un regalo, me enviaron la foto de la persona a la que iba destinado el cuadro y me dieron las medidas que quería que tuviera el cuadro. Fue precioso sintonizarme y conectar con ella. Los morados fueron transmutando algo que era preciso en ese momento. Lo dejé reposar. Al cabo de unos días y coincidiendo con luna nueva volví a pintar, ya era el momento y allí de nuevo la gama de los morados y el color dorado, me llevaron a trazar un infinito repetido en varios planos. Mi grata sorpresa fue cuando le envié el audio contando el proceso detallado y todo encajaba con momentos y simbología, el infinito era su símbolo…la conexión sincrónica había hecho su trabajo. Gracias infinitas Pamela y Ceci por confiar.

Corazón en morado y verde

55 x 46 acrílico

En esta ocasión el encargo me llegó de una conocida, que tras asistir a una de mis exposiciones quiso que le hiciera un encargo personalizado. La consigna era el lugar en el que iba a colgar el cuadro: una sala de terapias. Me conecté con la energía de Maribel y sobre el lienzo pintado de color verde se empezaron a perfilar unos ojos de Buda rasgados, y tras dejarlo reposar unos días empecé a pintar en morados y rosas, colores muy afines a su energía; poco a poco iban surgiendo figuras y al final en el centro… el corazón en dorado y expandiendo sus rayos alrededor. Gracias y mucho amor en la sanación, Maribel.

Tambor oceánico a dos caras

Este encargo fue muy especial, de una compañera de camino, Aurora. Ella toca el tambor oceánico y quiso que le pintara lo que canalizara para ella. Pues manos a la obra…en cada una de las caras me contó una bonita historia la pintura, en la primera cara en una herida de la piel del tambor inicié la pintura, y de allí empezó a formarse un remolino dorado del que emanaba agua y empezaba a caer a un agua mayor, como el mar, que salpicaba gotas y seguía la inercia del movimiento. Todo alrededor del círculo dorado que estaba sanando. Cuando ya todo el espacio se llenó de agua, salió una figura redonda plateada, de la misma esencia de agua y se unió a la dorada. Se formó una vesica piscis o portal de creación de unión del masculino herido, que cuando expresa su llanto se une al femenino. En la otra cara, la tierra. De las raíces verdes, se formó un tronco sobre el marrón y unas raíces en el azul del cielo, y luego todo se unió con hilos dorados, cual maya energética. Es el axis mundi, la unión de los tres mundos en la tierra. Gracias bella Aurora por ese regalo de agua y tierra que llegó a través de tu tambor.

Shamballa On

65×54 Acrílico

Este cuadro fue un encargo que surgió a través de una amiga, Elena que me inició en la energía de Shamballa, y que al ver mis cuadros en una de las exposiciones, me recomendó a su amiga Lola, que a su vez quería hacer un regalo. La consigna era pintar algo relacionado con la energía de Shamballa. Me conecté con esta energía, con la que ya estaba familiariazada, preciosa energía que nace de la conexión con el alto corazón, y se expande. Así la sentí y así la pinté, con esos morados y dorados y las nubes de alrededor que evocan ese poderoso lugar etérico de conexión. Gracias Lola y Elena por vuestra confianza.

Corazón vibrando en espiral

31×44 acrílico

Este cuadro me lo encargó una querida amiga, Arancha, gran maestra en mi camino de las emociones. Me dijo que quería que le pintase un corazón parecido a otro que había pintado. Me conecté con ella y salió un corazón cuyos preciosos dorados tapizaron la base del cuadro, y después surgieron tonos de naranjas, amarillos y dorados. En el centro del corazón se hizo un camino en forma de espiral, y desde allí se fue expandiendo el corazón con tal fuerza que parecía querer salir del lienzo. Gracias Arancha por permitirme plasmar la belleza del corazón.

Orgullo, amor y alegría

41×33 acrílico

A través de la formación en emociones me contactó Carmen, que quería que le pintara unos cuadros de las emociones orgullo, amor y alegría para su centro El Templo del Relax. Me conecté con el centro y estas creaciones son el resultado. Fue un gran placer poder conocerte y conocer ese Templo que hace honor a su nombre. Gracias Carmen.